Fieles lectoras

jueves, 25 de agosto de 2011

Cegados de amor



Llegamos a casa como a eso de las 6 de la tarde estaba más que ansiosa de contarles la noticia a todos en especial a Leah y a Sam ya que ellos habían sido quienes más  me habían soportado, había reunido a mi familia y a la de Edward que pronto formaría parte de la mía, en mi casa para que todos pudiesen compartir conmigo mi alegria, no era mucha de fiestas de reuniones, ni nada de esas cosas pero quería que todos se enteraran de la misma manera por lo que Edward y yo decidimos hacer una pequeña reunión en mi casa.
Por lo que llame a Alice y a Rosalie que por supuesto estas traerían consigo a Jasper y a Emment y Edward llamo a Carlisle para pedirle que viniera y que no le comunicara nada a su esposa ya que yo quería contarle la noticia porque sabía que a ella le alegraría, subí a mi habitación y deje a Edward con Leah y Sam en la sala, necesitaba tomar un baño y ponerme cómoda, minutos después salía de la ducha casi por completo arreglada, me había puesto un juego de ropa interior ya que como estaba nueva era una de la primeras prendas que se encontraban ya que me dejaba guiar por sus etiquetas, y justo cuando iba a enfrentarme a mi dilema mi ángel guardián llego para salvarme

-Supuse que viniste a ducharte cariño, se te veía desesperada- dijo esa voz tan tierna de Leah

-No estoy desesperada Leah, solo un poco ansiosa- le dije sonriendo animadamente

-Ah si puede saberse porque?- pregunto y después agrego
-por cierto el encaje negro te favorece- dijo risueña haciéndome sonrojar
-Eso lo sabrás mas adelante cuando todos los demás lleguen- le respondí
-De acuerdo entonces será pronto porque todos están abajo esperándote- sentencio y Dios cuanto tiempo me había demorado en el baño
-Okey ayúdame a buscar algo cómodo por favor- le pedí un poco impaciente
-Okey!- y después de vestirme con unos vaqueros, una camisa y mis convers bajamos así la sala donde estaba los demás invitados, al solo entrar en la sala la estruendosa voz de Emment se dejo oír
-Oh Bella pequeña, no me digas que esa gran noticia que nos tienes es que pronto seremos tíos?-dijo riéndose a carcajada limpia haciéndome sonrojar Dios a veces lo quería matar
-Emment!- oí que le regañaban todos en la sala, aun sentía mi cara arder en llama, pero me fui tranquilizado a medida cada miembro de la familia me iba saludando
-Hola Bells estoy ansiosa ya dinos pronto que es- sentencio Alice mientras me abrazaba
-Hola Al, tranquila prometo no impacientarlos más- le respondí mientras la abrazaba
-Es enserio enana si me dices que seré tío me harás sentir mal- dijo Emment cuando me abrazaba y me volvía hacer sonrojar
-No Emm....jur..o que no esto em..varas...Ada- apenas y le alcance aducir antes de que me estrujara
-Suéltala Em, la vas a matar- le regaño Ross para que me soltara
-Hola Bella- dijo ella cuando su esposo me alcanzo a soltar para que después fuera ella la que me abrazara
-Hola Ross- le salude para después sentir el tierno abrazo de Esme
-Hola Cariño no sabes cuánto te he echado de menos, si ninguno me llamaba seguro que yo los iba a llamar o los vendría a buscar- dijo riendo
-Hola Esme, lo siento pero hoy ha sido un día muy ajetreado- le dije cuando rompió el abrazo  y entonces recordé que mis palabras podrían ser mal interpretadas por la ingeniosa mente de Emment por lo que me dispuse a agregar

-si no me crees, pregúntale a Carlisle- dije tan rápidamente que logre acallar las palabras de Emment y estas se convirtieron en otra ronda de limpias carcajadas pero esta vez acompañadas de las de los demás
-Dios Bells ni siquiera me dejaste hablar- dijo Em entre risas igual que los demás
-Lo siento Emm, pero creo que así es mejor- dije aun apenada por la manera en que me había recibido, después de que me saludo, Jasper y Carlisle todos optaron por que me dispusiera a hablar, cosa a la que accedí antes de que Edward se acercara a mi lado y se disculpara por la broma de Emment para después dejarme hablar
-Bueno como ya casi oficialmente son parte de mi familia, quería informarles a todos de una muy buena noticia- dije haciendo una pausa para hacer un poco más tenso el ambiente ya que sabía que Emment estaba muy intrigado y de esta manera le haría pagar su broma pesada
-Vamos Bells dinos, se que lo haces para vengarte muero de curiosidad- dijo él como siempre de impaciente por lo que nos hizo reír
 -Esta bien- dije antes de continuar  mientras tomaba con mi mano la de Edward

-Esta tarde Carlisle termino de realizar los exámenes a los que me había sometido y el y sus colegas descubrieron que puedo volver  a ver- dije ni siquiera les mencione de la operación y ya estaban todos gritando de alegria y Alice y Ross lanzándose sobre mí de la emoción probablemente me hubiera azotado contra el piso si Edward no me hubiera sujeta de la cintura acercándome a su cuerpo para darme un mejor soporte


-Ohhh Bella eso es increíble, volverás a ser la misma- dijo Leah a mis espaldas, por lo que con amabilidad me aparte un poco de Al, Ross y Edward para poder girarme por donde oí venir la voz de Leah, mientras a los demás Carlisle les explicaba mejor la situación


-Leah- le dije cuando me abrazaba entre sollozos

- Ohhh mi pequeña que no lo ves esto es una prueba de que tu eres un ángel, vas a tener una oportunidad para volver a ver mi niña, y si la tienes es porque la mereces siempre dije eras como un Ángel y que lo que sucedió aquel día en ese accidente no fue una condena como tantas veces te lo repetiste- decía abrazándome como antes, como cuando era niña y no me podía sentir mejor.

Después de la muerte de mis Padres en aquel accidente tan trágico, pensé que lo que me había sucedido había sido mi condena, porque siempre me culpe por su muerte, siempre me condenaría a mi misma por haber tenido la idea de sacarlos de casa ese día, por que solo el hecho de ser el conductor yo.... me culpaba y quizás eso no cambiaria.


-Leah sabes que estoy tan lejos de ser comparada con un ángel, sabes lo que cause- le dije cuando una lagrima rodo por mi mejilla, el solo recordar lo triste de aquel accidente me hacia desear tenerlos cerca, iba a volver a nacer después de todo estos meses de sufrimiento y ellos no lo verían, iba a entregarme al hombre que amo ante Dios y tampoco estarían en ese día


En estos momentos la melancolía me invadía, ya había pasado tanto tiempo que estuve tan inmersa en castigarme a mi misma y culparme de todo, que había olvidado las cosas buenas que me había regalado la vida junto a mis padres aun no podía creer  que había sido tan egoísta con migo misma


-Leah subiré un momento a mi habitación discúlpate con todos de mi parte si, diles que vuelvo enseguida- le dije a mi nana mientras me alejaba de la sala 

Quería tener un minuto a solas, quería recordar los momentos de mi vida, quería volver a recordar a mis padres con alegria, y olvidar los momentos malos de esta vida quería sumirme en mi melancolía, subí por las escaleras hasta entrar a mi habitación para después sentarme en la enorme cama, quería recordar y sin que todo esto me hiciera daño, me olvide de todos y de donde estaba y me sumí en mis recuerdos

Recordé a mis Padres emocionados abrazándome después de graduarme de la primaria, recordé a Papá cuando venía a mi recamara en las madrugadas preocupado por mis gritos de terror, recordé a Mamá dándome uno de sus apretados abrazos, la recordé enseñándome a preparar su comida favorita, los recordé a ambos siendo felices a mi lado, en mi graduación de secundaria en casa, en verdad cuanto los extrañaba


-Bella amor que te pasa?- pregunto esa voz aterciopelada que logro sacarme de mis recuerdos, había estado tan sumida en ellos que ni siquiera lo había oído entrar


-Nada estoy Bien- le dije retándole importancia al asunto para que no se preocupara mientras me secaba mis lagrimas

lo sentí acercarse hasta que se sentó sobre la cama, y con sus brazos me abrazos y acaricio mi espalda cuando me acerco mas a el

-Leah me pidió que subiera y la vi preocupada por lo que no me demore ni un minuto más- dijo aun acariciándome con un poco de preocupación


-Ella es un poco exagerada amor, no le creas nada- dije riendo para que no se angustiara


-No lo creo que ella solo te ama- dijo apretándome más a el


-Lo se, solo que a veces se preocupa de mas- dije hundiendo mi rostro en su cuello para perderme con su esquicito aroma


-Porque estabas llorando?- me pregunto muy angustiado mientras acariciaba mi mejilla.

Y realmente porque estaba llorando, este sentimiento que me invadía no había sido el de culpabilidad, este sentimiento era totalmente diferente, era felicidad, debocion y alegria, había recordado a mis adres con alegria.


-Por que estoy completamente feliz- le dije con una sonrisa aunque sabía que él no la miraría, y si estaba feliz en este momento había superado todo mi pasado para vivir mi presente sin tener  algún tipo de barrera para el futuro.


-De Felicidad?-pregunto él con curiosidad mientras me alejaba amablemente de su cuerpo supuse que para ver si no le mentía


-Si de felicidad- le dije con una enorme sonrisa que después de tanto tiempo si logro llegar a mis ojos


-Me encanta saber que estas llena de felicidad, pero no tienes que llorar te ves mucho mas hermosa alegre y sin lagrimas- dijo bromeando antes de darme un enorme beso


-Te Amo- me dijo


-Yo te Amo mas- le dije abrazándolo


Después de que me limpie mi rostro, baja hasta la sala junto con Edward para volver a estar con mi familia, no podía creer que en un solo día podía sentirme tan llena de felicidad, en un solo día y con una noticia se habían venido sobre mi muchísimas mas, había superado mi tonta inseguridad, había dejado de culparme por la muerte de Papá y Mamá, había tenido la noticia de que recuperaría pronto mi vista, y había reunido en mi casa a mi futura familia.

3 comentarios:

  1. esta hermoso!
    es el fic mas bonito y romantico que he leido.

    ResponderEliminar
  2. fascinante como siempre...Sigue asi...Besos...

    ResponderEliminar
  3. Muy emocionante me encanto !!!

    cariños!!♥♥♥

    ResponderEliminar